es | eu

Vianako Printzea Erakundea - Kultura Zuzendaritza Nagusia

De botones y llaves. Un viaje con los vientos

2016/12/22

Vídeo realizado con la colaboración de CTL Formación Imagen y Sonido, Conservatorio Superior de Música de Navarra, Museo de Navarra y familia Martín-Caro y Soto.

Autor: Ignacio Fernández Galindo (Iruña/Pamplona, 1973)
Cuarteto Amets (viento madera): María Morera (flauta), Ekaitz Mardaras (oboe), Iván Arostegui (clarinete) y Lorea Gurruchaga (fagot)
Dirección musical: Nekane Iturrioz y Francesca Croccolino
Edición de vídeo y animaciones: Yolanda Millán (CTL)
Fotografías: Juan Andrés Calado

El Museo de Navarra recordó la obra del pintor Julio Martín-Caro en el concierto de música contemporánea De botones y llaves. Un viaje con los vientos

Este concierto de cámara interpretado por ocho alumnos del Conservatorio Superior de Navarra y dirección musical de las profesoras Nekane Iturrioz y Francesca Croccolino, incluyó dos obras de estreno absoluto del autor Ignacio Fernández Galindo. Fue el cierre de un proyecto de creación iniciado en 2013 y titulado MÚSICA VISIBLE/Musika IKUSgai. HOMENAJE A JULIO MARTÍN-CARO (1933-1968) y que ha contado con la participación de alumnos y profesores del Conservatorio Superior de Navarra, y del autor Urtzi Iraizoz.

El repertorio del concierto se completó con la obra Capítulo 3 del compositor navarro Javier López Jaso, y otras cuatro de los autores Piazzola, Bozza, Shmykov y Goepfart. El concierto tuvo lugar el sábado 23 de abril de 2016, en la Capilla del Museo.

De botones y llaves. Un viaje con los vientos es un concierto de música de cámara en el que participan dos agrupaciones instrumentales: el cuarteto de acordeones formado por Daniel García, Maite Mikeleiz, Iñaki Zugaldia e Itsaso Mungia; y el cuarteto de viento integrado por María Morera (flauta), Ekaitz Mardaras (oboe), Iván Arostegui (clarinete) y Lorea Gurruchaga (fagot), con dirección musical de las profesoras Nekane Iturrioz y Francesca Croccolino.

El ciclo de obras HEXALOGÍA ÍNTIMA, escrito por Ignacio Fdez. Galindo en memoria del pintor Julio Martín Caro, está formado por las siguientes obras de cámara:

  • SENTIMIENTO TRÁGICO (Elegía para piano)
  • APOLOGÍA INTERNA (dúo de guitarras)
  • AUTOCONCIENCIA (saxofón soprano y acordeón)
  • EL MURO / KLAVIERQUARTETT (piano, clarinete, oboe y flauta)
  • EL SUEÑO DE TANIA (cuarteto de viento madera: clarinete, flauta travesera, oboe y fagot)
  • SIN TÍTULO, 1967 (cuarteto de acordeones)

NOTAS SOBRE LA OBRA MUSICAL Y PICTÓRICA: EL SUEÑO DE TANIA

El sueño de Tania es una obra de técnica mixta sobre papel creada por Julio Martín-Caro en 1956. Expresa un conjunto de fantasmagóricos e inquietantes personajes alrededor de una plaza o coso. Sobre el público, en el que se reconoce un fauno entre figuras deformadas, sobrevuelan dos figuras aladas.

La obra musical tiene una estructura de un prólogo y tres movimientos, y las ideas principales son cuatro:

  • Coso del horror y la burla: procesión carnavalesca. Ideas: mundo grotesco, bizarro, deforme…
  • Esqueleto y figura a hombros: ensoñación, muerte
  • Graderío: espectáculo, humillación, fauno o macho cabrío…
  • Figuras aladas: rapto y ataque de monstruos

Aquí la referencia son las pinturas negras de Goya, tan admiradas por Martín Caro, y las tintas Los caprichos, que merecen unas notas. Los caprichos es una serie de 80 grabados del pintor español Francisco de Goya, que representa una sátira de la sociedad española de finales del siglo XVIII, sobre todo de la nobleza y del clero. En la primera mitad presentó los grabados más realistas y satíricos criticando desde la razón el comportamiento de sus congéneres. En la segunda parte abandonó la racionalidad y representó grabados fantásticos donde mediante el absurdo mostró visiones delirantes de seres extraños. Empleó una técnica mixta de aguafuerte, aguatinta y retoques de punta seca. Deformó exageradamente las fisonomías y los cuerpos de los que representan los vicios y torpezas humanas dando aspectos bestiales. Es esta segunda parte la que se recoge en la obra El sueño de Tania, con personajes retorcidos, acompañando a un esqueleto, en un carnaval que sería muy del gusto de Goya, y de autores como Gutiérrez Solana.

También existe una referencia musical explícita en esta obra y es el himno Dies Irae, tal y como fue recogido por Héctor Berlioz (1803-1869) en el quinto movimiento Songe d'une Nuit du Sabbat de su Sinfonía fantástica op. 14 (1830) En ese akelarre/fiesta de Sabbath nada es lo que parece. Como en Goya, las presencias demoníacas, de existir, son la sinrazón, la ignorancia y el poder. La Inquisición adopta actualmente otros modos o apariencias. Y en segundo lugar, la danza de la muerte pertenece al desconsuelo del enamorado no correspondido, pero es solo un sueño, una alteración de la consciencia. 

De botones y llaves. Un viaje con los vientos

Zerrendara itzuli