es | eu

Dirección General de Cultura - Institución Príncipe de Viana
Gobierno de Navarra

El Archivo de Navarra publica en abierto los manuscritos en euskera del príncipe Bonaparte

05/02/2018

Se trata de un total de 134 documentos, de los que 118 son en euskera y el resto en lenguas como el francés, castellano, latín, provenzal, patois o poitevin.

El Archivo Real y General de Navarra ha publicado en el buscador web “Archivo Abierto”, del portal institucional del Gobierno de Navarra, la colección de manuscritos sobre la lengua vasca y sus dialectos, que el príncipe Luis Luciano Bonaparte recopiló a mediados del siglo XIX. Se trata de un total de 134 manuscritos, de los que 118 son en euskera y el resto en otras lenguas como el francés, castellano, latín, provenzal, patois o poitevin. Todos ellos pueden consultarse a página completa a través de la web www.archivoabierto.navarra.es

El príncipe Bonaparte, estudioso del euskera

Luis Luciano Bonaparte (Thorngrowe, Inglaterra, 1813 - Fano, Italia, 1891) fue un destacado filólogo especializado en lingüística y dialectología. Nació en el seno de una de las familias francesas más importantes de su época, puesto que era hijo de Luciano Bonaparte, segundo hermano del emperador Napoleón Bonaparte. Durante el Segundo Imperio, en 1850, su primo Napoleón III le concedió título y honores de príncipe, además de un escaño de senador. En 1860, Francia le concedió la Gran Cruz de la Legión de Honor y en 1883 el gobierno británico le asignó una pensión anual por sus trabajos sobre el patois y los dialectos ingleses.

De formación científica, al igual que su hermano Charles Bonaparte que llegó a ser un prestigioso naturalista y ornitólogo, Luis Luciano Bonaparte se inició en la química y la mineralogía. Tras esos comienzos, durante el resto de su vida se dedicó a estudiar la lingüística y la dialectología, mostrando un especial interés por la lengua vasca. Realizó varios viajes y visitó Navarra en tres ocasiones, en 1857, 1866 y 1867. Resultado de sus trabajos fue la edición de treinta y tres obras de lingüística vasca, entre las que destacan sus conocidas Le verbe basque en tableaux (Londres, 1869) y la Carte des sept provinces basques montrant la délimitation actualle de l'euscara et sa division en dialectes et sous-dialectes et varietés (Londres, 1863) en el que recoge los ocho dialectos del euskera que llegó a identificar. 

Tras su fallecimiento, las diputaciones de Navarra, Vizcaya y Guipúzcoa adquirieron su colección de manuscritos y la repartieron entre las tres provincias en función de la procedencia de las obras. Como consecuencia de aquella división, el fondo se encuentra actualmente distribuido en las tres instituciones que lo custodian desde 1904: el Archivo Real y General de Navarra en Pamplona, el Archivo Histórico Foral en Bilbao y la Koldo Mitxelena Kulturunea en San Sebastián. Además, su biblioteca personal fue comprada en 1901 por la Newberry Library de Chicago, donde actualmente se conserva. La colección, a día de hoy, resulta fundamental para cualquier estudio sobre las variedades dialectales del euskera.

Manuscritos lingüísticos

El fondo navarro, ahora incorporado a Archivo Abierto, está formado fundamentalmente por la parte de la colección que Resurrección María de Azcue, junto con Carmelo de Echegaray y Arturo Campión, separaron para entregar a la Diputación Foral y Provincial de Navarra con arreglo a la localización geográfica de los dialectos a los que hacían referencia los documentos de su archivo particular, criterio bajo el que las diputaciones de Guipúzcoa y Vizcaya recibieron sus respectivos lotes. Estos manuscritos son, en concreto, textos evangélicos, bíblicos, libros de doctrina, sermonarios y oraciones en lengua vasca, datados en los siglos XVIII y XIX, especialmente relativos a las variedades dialectales navarras, así como diccionarios del euskera y castellano.

Para sus estudios de campo, el Príncipe Bonaparte contó con la colaboración de personalidades locales como Arturo Campión o Bruno Echenique, de párrocos como los de Jaurrieta, Vidángoz, Aria, Irurozqui y Aspurz, maestros y otras personalidades de localidades de la zona norte de Navarra. En unos casos recopilaron manuscritos antiguos y en otros compusieron textos en el dialecto que se hablaba en las respectivas localidades, muchos de ellos recogiendo obras religiosas. 

Toda esta información resultó fundamental para que el príncipe Bonaparte pudiera avanzar en sus investigaciones. De todas ellas destaca su conocido mapa con los dialectos del euskera, que ha sido la base de la clasificación dialectal de dicha lengua hasta fechas recientes. Los dialectos identificados por Bonaparte fueron ocho: vizcaíno, guipuzcoano, bajonavarro de iparralde (zona norte), altonavarro de hegoalde (zona sur), bajonavarro del oeste, bajonavarro del este, labortano y suletino. Este conocido mapa, titulado Carte des sept provinces basques montrant la délimitation actualle de l'euscara et sa division en dialectes et sous-dialectes et varietés, se imprimió en 1863 en Londres por Stanford´s Geographical Stablishment. El Archivo Real y General de Navarra posee varios ejemplares de este mapa que precisamente se encuentran disponibles desde hace varios años a través del buscador web Archivo Abierto. 

A través de otros manuscritos del mismo fondo documental que también se han volcado al buscador, puede apreciarse que el interés de Luis Luciano Bonaparte por la lingüística iba más allá del euskera, puesto que también se recogen textos en otros idiomas. Son manuscritos en inglés, francés, castellano y latín, e incluso en lenguas como el provenzal, patois y poitevin, así como un estudio en francés sobre la lengua finesa. Precisamente uno de los textos más singulares de la colección es un pequeño libro manuscrito que recoge la Oración Dominical en cincuenta lenguas, en sus caracteres originales.

Para el manejo de todos los manuscritos del fondo Bonaparte los investigadores cuentan con distintos inventarios y repertorios, como el índice editado en 1913 por la Revista Internacional de los Estudios Vascos, el catálogo completo publicado por Carlos González Echegaray en 1979 y en 1989, o la colección realizada por el equipo de Rosa Miren Pagola entre 1992 y 1999 formada por 26 volúmenes.

Colección abierta y accesible

Todos los manuscritos lingüísticos que forman parte del fondo documental del príncipe Luis Luciano Bonaparte, custodiado en el Archivo Real y General de Navarra, han sido descritos y digitalizados para ponerlos a disposición de todos los interesados. Su publicación en el buscadorweb permite la consulta directa de las descripciones así como la visualización de todas las imágenes, con el objetivo de acercar los fondos documentales a todos los interesados.

Con este nuevo volcado, el buscador Archivo Abierto se consolida como el primer recurso disponible en línea para la consulta de fuentes primarias procedentes de los archivos navarros. La documentación del príncipe Bonaparte se une así a otra que ya ha sido objeto de publicación en el mismo buscador, como la documentación de Rena, los documentos sobre la Guerra Civil en Navarra o la colección de documentos figurativos que recoge los conocidos repertorios de cartografía e iconografía histórica.

El Archivo de Navarra publica en abierto los manuscritos en euskera del príncipe Bonaparte
Manuscrito en euskera incorporado al Archivo Abierto.

Volver al listado

Buscador