es | eu

Dirección General de Cultura - Institución Príncipe de Viana

180 aniversario del Archivo de Navarra

Archivo General de Navarra

01/11/2016 - 30/11/2016

El Archivo de Navarra cumple 180 años desde su nacimiento en1836. Un aniversario que ha querido recordar dedicando a dicha efeméride su microexposición del mes de noviembre. El centro exhibirá para ello varios documentos relacionados con esos 180 años de historia.

La microexposición, de acceso libre y gratuito, permanecerá abierta durante el mes de noviembre en la galería baja del Archivo Real y General de Navarra. Los horarios de visita son de lunes a viernes de 8:30 h. a 14:30 h. y de 17:00 h. a 20:00 h., los miércoles de 8:30 h. a 20:00 h. y los fines de semana y festivos de 11:00 h. a 14:00 h.

Archivo de la Diputación Provincial: un archivo de archivos

El origen del Archivo de Navarra se sitúa en 1836, en el contexto de la Primera Guerra Carlista y del restablecimiento de la Constitución de Cádiz. Su nacimiento fue consecuencia directa de la supresión de las instituciones de gobierno y administración del reino de Navarra. Se creó como archivo de la recién creada Diputación Provincial, pero con una nota distintiva: con objeto de salvaguardar los importantes documentos conservados de la historia de Navarra, distintas disposiciones pusieron al archivo de la Cámara de Comptos bajo la custodia de la Diputación Provincial. A esto se suma que la Diputación ya conservaba el archivo de las antiguas Cortes y Diputación del Reino y que el archivo de la extinguida Cámara de Comptos contenía el primitivo archivo real de la monarquía navarra. En esa reunión de archivos se encuentra por tanto el origen del Archivo de Navarra.

Precisamente esa condición de “archivo de archivos” que posee justifica las distintas denominaciones que ha recibido la institución durante toda su trayectoria. Desde “Archivo de Comptos”, como se le denominaba en alusión al fondo custodiado más significativo, a las de “Archivo Provincial” o “Archivo de Navarra” o la más conocida y popularizada de “Archivo General de Navarra”. Hoy su nombre oficial es “Archivo Real y General de Navarra”, denominación que hunde sus raíces en el primer tercio del siglo XX y que recoge con mayor propiedad que el resto el carácter dual y variado de los fondos custodiados.

La microexposición que ahora se inaugura se abre con el acta del pleno de la Diputación Provincial correspondiente a la sesión del 23 de diciembre de 1836, acta en la que se recoge que dos diputados de la corporación daban cuenta de haber recibido de manos de Miguel José de Borda, ministro jubilado de la extinguida Cámara de Comptos, las llaves del archivo de la suprimida institución.

180 años de crecimiento

Durante estos 180 años de historia, el Archivo de Navarra no ha parado de crecer en todos ámbitos que le caracterizan. Desde el punto de vista de los fondos documentales custodiados, estos se han incrementado desde los dos fondos iniciales –los ya mencionados del Reino y Comptos– a los 450 fondos y colecciones que custodia actualmente. Fondos que son de carácter administrativo, judicial, notarial, eclesiástico, personal y familiar, entre otros. Las tipologías documentales también son muy amplias, como ocurre con los pergaminos más antiguos, la documentación en papel o los ejemplares de carácter figurativo y fotográfico de las centurias más recientes.

El cambio más reconocible en estos 180 años seguramente sea la modernización de sus instalaciones. Pocos años después de su nacimiento la Diputación Provincial se instaló en el Palacio de Navarra que había sido terminado en 1851, donde el Archivo de Navarra ocupó estancias en la segunda planta del edificio. Sin embargo, en unas décadas se hizo patente la necesidad de habilitarle una nueva sede. Por ese motivo, se encargó al arquitecto Florencio Ansoleaga un primer proyecto de edificio que redactó en 1887 y al que corresponde el alzado de la fachada que integra también la microexpoición. 

Dicho proyecto, con algunas modificaciones, se acabaría materializando en la construcción del edificio de los jardines del Palacio de Navarra, que albergó la sede del Archivo durante más de un siglo, desde 1898 hasta 2004. En esta última fecha, como es sabido, el Archivo de Navarra se trasladó a su actual sede en el Palacio Real de Pamplona, una vez Rafael Moneo hubo finalizado la profunda y acertada rehabilitación del edificio.

Una renovada carta de servicios

La transformación también ha sido muy acusada en lo relativo a los servicios ofrecidos. El Archivo de Navarra no se abrió a la consulta pública hasta el año 1881, todavía con unas condiciones de acceso muy restrictivas. Las novedades más sustanciales en cuanto a los servicios técnicos se produjeron a mediados del siglo XX con José Ramón Castro, durante cuya dirección se habilitó una nueva Sala de Consulta en el antiguo archivo y se abrieron un laboratorio de restauración y un laboratorio de fotografía, servicios pioneros en su época y que todavía hoy siguen marcando la actividad del centro, si bien hoy en unas condiciones sustancialmente mejoradas.

Una de las señales más precisas para conocer el impacto del Archivo de Navarra entre la comunidad científica y el conjunto de la sociedad ha sido el incremento del número de investigadores y estudiosos. El hecho de custodiar fondos tan valiosos como el de la Cámara de Comptos hizo que el Archivo de Navarra atrajera desde muy pronto el interés de investigadores tanto nacionales como extranjeros. Como ejemplo, en la microexposición se exhibe una petición de 1886 formulada por el agente consular francés en Pamplona en la que se solicita autorización para que un alumno de la célebre École Nationale des Chartes de París pudiera consultar el Archivo.

Este interés investigador creció sustancialmente en décadas posteriores. Así lo atestiguan los datos contenidos en otro documento presente en la muestra, una estadística del mes de enero de 1949 que recoge 65 visitantes y refleja cómo los libros de fuegos medievales fueron el conjunto documental más consultado en dicho mes.

El Archivo en la actualidad

En la actualidad acuden una media de 550 investigadores mensuales a la sala de consulta y biblioteca. Estas cifras, que no paran de incrementarse año a año, revelan el interés creciente de los ciudadanos por el conocimiento de su historia, principalmente local y familiar. 

Con objeto de mejorar la consulta y las facilidades de acceso, el pasado mes de septiembre el Archivo de Navarra amplió el horario de apertura de la Sala de consulta a las tardes de los miércoles. De este modo, en la actualidad los horarios de acceso son de lunes a viernes de 8:30 a 14:30 y los miércoles de 8:30 a 18:00 h. Precisamente el número de investigadores y de documentos consultados, tanto presencialmente como a través de la aplicación web Archivo Abierto, están batiendo récords y suponen para el Archivo de Navarra el principal motivo de orgullo. 

Buscador